SMART CONTRACTS

  • By:Esc. Rodriguez Pareja
  • 0 Comment

CONTRATOS INTELIGENTES ó SMART CONTRACTS

En este trabajo, vamos a utilizar indistintamente la denominación Smart contracts y contratos inteligentes.
La definición surge del Whitepaper del criptógrafo y jurista estadounidense Nick Szabo de 1994 donde definía a los Smart Contracts así: “Un contrato inteligente es un protocolo de transacción computarizado que ejecuta los términos de un contrato”. En aquel momento Szabo teorizaba y predecía la utilización de estos contratos pero a la vez mencionaba que no era factible su uso por el desarrollo de la tecnología existente.
En ese entonces toma como ejemplo, de contrato inteligente, la máquina expendedora de café o de refrescos, que activa su proceso, mediante la inserción de una moneda, o ficha.
Pero solo a partir de 2008, y como consecuencia del “Whitepaper” de Satoshi Nakamoto, que da origen al Bitcoin, y con él al nacimiento del blockchain, en un primer momento solo para la emisión monetaria, comienza la tecno transformación digital, para que por allí por 2013, surja la red Ethererum, que es algo mas que una red monetaria, dirá en su Whitepaper-VitalikButerin
Vitalik Buterin, es un joven canadiense de origen ruso, nacido justamente en 1994, para quien lo esencial no es “ser dinero”, sino que se diseña, para dar paso a los Smart Contracts: “código que mueve dinero en base a una condición”. Y como corren en blockchain, se coordinan miles de ordenadores a lo largo del mundo que ejecutan el código, y que además están descentralizados.

Por eso hablamos, en este caso de Bockchain 2.0, por que es un paso más, en blockchain.
La cadena de bloques, que brevemente describiremos, y definimos como un gran libro contable descentralizado, o una gran base de datos, que va formando bloques cada aproximadamente 10 minutos, y cada unos de esos bloques se encuentra ligado al anterior y al posterior, y se encadenan entre sí. Los nodos, son los ordenadores que recogen las transferencias o las operaciones en cualquier parte del mundo, en la cadena.
Cada vez, que se agrega un bloque a la cadena, lo hace gracias al nodo que logra resolver la prueba de trabajo.
La prueba de trabajo es un complejo calculo matemático, cuya resolución se efectúa en base al poder de cómputos de los llamados “mineros”. Y que se remunera con criptomonedas.
La creación de cada bloque replica en todos los nodos de la red validando todo el proceso. Se imponen los “consensos” para el caso de que se hubieran generado dos bloques (“forks”) al mismo tiempo, y eso se resuelve por mayoría.

La incorporación de un bloque es definitiva e irreversible.

Además de perfectamente trazable, anónima, inmodificable, descentralizada, abierta sin intermediarios.
Las redes de blockchain, logran poner de acuerdo a más de doscientas millones de personas, sin nadie que interfiera, individuos de diferentes países, religiones, étnicas, rangos etarios, idiomas.
Almacenando en mas de 30.000 servidores anónimos y privados, que prestan su poder de cómputos, que hacen que esta información este replicada en esos 30.000 lugares diferentes del mundo, a la velocidad de la luz.
Como decíamos, el sistema es incorruptible, inmodificable y totalmente democrático, ya que se resuelve mediante un cálculo matemático.
Cada bloque esta en el lugar de la cadena, que debe estar, ya que el encabezado el próximo bloque esta en el anterior, por lo que es absolutamente seguro e incorruptible.
Como decíamos, entonces, los Smart Contracts, corren en la red de blockchain, ETHEREUM, pero no exclusivamente, además para poder ser subidos a la red, deben ser redactados en un idioma de programación, llamado SOLIDITY.
Además como son programas cuya lógica es “ if… then…”, o sea si ocurre tal cosa, entonces esto otro, deben ser absolutamente autosuficientes, por lo que deben redactarse en forma completa los términos y condiciones, por su propia condición no requieren intervención humana, a diferencia de las ventas electrónicas. Todo ocurre on- chain.
Pero además por existir en la red, son irreversibles, y auditables. Perfectamente trazables y poseen la característica de ser pseudo anónimos.
Por que como toda la red, esta basado en criptografía asimétrica, que es la misma, lógica y tecnología de la firma digital.
Se basa en la existencia de una llave pública, y de un a llave privada, de exclusivo conocimiento de su titular.

DEFINICIÓN JURIDICA

Además de la definición de Nick Szabo, que mencionara as adelante. Me resulta interesante, en el ámbito local, la opinión de Santiago Mora lo ha definido como un contrato electrónico, cuya característica distintiva es que el mismo hace cumplir sus propios términos… una vez iniciada la ejecución las partes dejan de tener control sobre su cumplimiento.
Por su parte nuestro colega Bonaerense Walter Schmidt, dice que “contrato inteligente” es el programa informático inserto en una blockchain que, cumplida las condiciones establecida en él, autoejecuta las prestaciones de forma autónoma sin necesidad de intervención humana. Teniendo en cuenta la lógica de programación y ejecutabilidad que dichos programas utilizan sería más adecuado hablar de “aplicaciones if-then” o “aplicaciones condicionales”
Como vemos, el tema en que son coincidentes todas las definiciones y su característica distintiva es que es AUTOEJECUTABLE.
En el ámbito internacional, debemos pensar, que el origen de toda esta tecnología se da en países que han adoptado el sistema anglosajón, y no el latino (romano germánico). Por lo que debemos adaptar nuestra mirada, a otro paradigma.
Los adelantos nos atraviesan horizontalmente, como operadores del derecho y como tales tenemos que encontrarnos actualizados y entendiendo el modelo de negocio que desarrollan nuestros requirentes. Para poder brindarles nuestro asesoramiento y por sobre todos nuestros servicios, que como siempre serán necesarios.
Por su parte, la profesora de la Universidad de leyes de Singapure Eliza Mik, opina que no son contratos, pero si son un programa que se ejecuta en blockchain, por lo que automatizar un negocio, no implica un contrato.
De esta percepción critica, surge que los Smart contracts, no son ni contratos, ni inteligentes.
Además no resuelven los problemas de la vida real, por que se encuentra escrito en lenguaje de programación “solidity” para Etherum, en blockchain, por lo que estos programas no pueden frenarse ni revertirse, debido a que Blockchain es inmutable, además ningún software está exento de errores de programación-
Por otra parte se lo programa con términos y condiciones, y no todos los términos contractuales pueden ser codificados (por ejemplo buena fe, buen hombre de negocios, la razonabilidad, mayores esfuerzos. Etc. ) y por ser un programa no puede capturar las complejidades sociales.

Otra característica es que los contratos inteligentes podrían programar el cumplimiento forzado, de modo que el contratante renuncia ex ante, a la posibilidad de no cumplir, por que los Smart Contracts son autoejecutables.

Por lo que un Smart Contracts no “seria” un contrato en sentido legal, sino más bien, una forma avanzada de instrucciones.
La Unión Europea, coinciden con esta definición pero que pueden ser utilizados en cosas muy interesantes, como por ejemplo tokenización, para codificar y automatizar modelos de negocios.
Por ejemplo la transferencia de criptomonedas, que es fácilmente verificable en el entorno Blockchain.
Pero lo verdaderamente interesante, para nosotros los escribanos, es la necesidad que tienen los Smart Contracts, de una fuente externa confiable, para corroborar la existencia de un acontecimiento ha ocurrido en el mundo analógico.
Y es la necesidad de los ORACULOS, que pueden facilitar al programa cualquier tipo de información.
Por eso es necesario que sean imparciales y de reconocido prestigio.

Y aportan el dato que necesita el Smart Contract.

CUATRO PILARES DE LOS SMART CONTRACTS

1) OBSERVABILIDAD: EL REGRESO DE LAS PITONISA Y LOS ORACULOS

“entidades que cuentan con la infraestructura necesaria para comunicar a los Smart Contracts información de hechos ocurridos off chain”  Los Oraculos son el nexo  con el mundo real. Informan al SMART CONTRACTS de cualquier tipo de dato del mundo «off chain», debe tratarse de un TERCERO CONFIABLE, definido al momento de la programación del contrato. 

Clases de Oráculos: 

ORACULOS ENTRANTES:  Traen información del afuera.

ORACULOS SALIENTES: Llevan información hacía afuera.

ORACULOS DE CONSENSO: Oráculos que resuelven discrepancias, cuando las fuentes aportan datos diferentes.

2- VERIFICABILIDAD: implica la posibilidad de comprobar que un contrato se cumplió mediante árbitros o los mismos Oráculos. Se recomienda su redacción con la clausula.

  • 3- PRIVACIDAD: Anonimidad y pseudonimidad, que la blockchain permite.
  • 4- EJECUTABILIDAD:  Cumplimiento forzado.

CARACTERES DEL CONTRATO INTELIGENTE 

Funcionan en una blockchain: El hecho de funcionar en Blockchain da lugar al resto de los demás caracteres que si no funcionaran en esta tecnología no sería posible. En virtud de ello al funcionar en una blockchain es posible su auto ejecución, guardado descentralizado e inmutabilidad de su programación. Al programarse en Blockchain su lenguaje es informático y de código abierto lo que permite que sea interpretado tanto por personas como por máquinas. 

Autoejecutables: es decir no necesita de la acción de otra persona para su ejecución. Cumplida la condición establecida el programa ejecuta la prestación acordada. Digitales: al ser un programa informático está escrito en lenguaje informático lo que permite la interacción no sólo de las personas con las máquinas sino entre las máquinas entre sí, ya que un contrato inteligente se puede vincular con otro contrato inteligente. 

Descentralizado su guardado: Por las características de la Blockchain su guardado está descentralizado entre todos los nodos de la red y en virtud de ello se ejecutan de acuerdo con el método de consenso que tenga establecido la blockchain. 

Transparencia: Al estar redactado en código abierto cualquier persona puede acceder al texto del mismo y ver cada una de las condiciones y consecuencias de ellas. Inmutabilidad: Al estar registrados dentro de la cadena de bloques el mismo pasa a ser inmutable, lo que otorga seguridad, pero también inflexibilidad en el texto.

Otras características son: 

La mayor transparencia sobre los términos contractuales y su ejecución

La separación entre la ejecución del contrato y la voluntad de las partes

La automatización de las obligaciones.

CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS INTELIGENTES

Existe un amplio espectro de posibilidades, desde contratos escritos en idioma natural, que delegan la ejecución del contrato en un SC, pasando por contratos que se redactan en idioma natural, para luego ser pasas a código, como contratos totalmente escritos en código.

Para el observatorio de BC de la UE

Se clasifican en :

  1. Smart contract legales: que son aquellos contratos inteligentes en una cadena de bloques que representan o emulan a un contrato en sentido legal
  2. Smart contract con Implicancias legales: construcción u artefactos de nueva tecnología que tienen implicancias legales

Otra clasificación interesante 

  1. Contrato inteligente en sentido operacional, se refiere al software utilizado en BC, se refiere a contrato como a software que cumple obligaciones o ejerce derechos, pudiendo para ellos controlar, la red de registro distribuido.
  2. Contratos inteligentes en sentido legal: se refiere a como un contrato en sentido legal, puede sr expresado y ejecutado mediante el uso de software.

¿CONTRATOS?

Los elementos típicos están representados, sujetos, objeto, y causa.

Pero como veíamos a la hora de definirlos, tenemos la postura de Santiago Mora, para quien los Smart Contracts  son CONTRATOS ELECTRÓNICOS, basado en el principio de equivalencia funcional, son una especie dentro del género de contratos electrónicos.

 ¿Contratos? ¿Inteligentes? • Santiago Mora. “…El contrato inteligente es un contrato electrónico con la característica distintiva de que él mismo hace cumplir sus propios términos”

 • “ A los contratos inteligentes no les importa si la ejecución puede resultar injusta ni tampoco importan los hechos o los comportamientos sociales efectivos en torno a ellos”

 • “La validez de los contratos electrónicos se admite hace años ya, con base en las equivalencias entre documentos materiales y digitales, la validez de las firmas electrónicas y las equivalencias entre firmas ológrafas y digitales, dispuestas en nuestro país a partir de la LFD”

Y se basa, en Artículo  957  del Código Civil y Comercial de la Nación

Por definición es el  acto jurídico mediante el cual dos o más partes manifiestan su consentimiento para CREAR, REGULAR, MODIFICAR, TRANSFERIR O EXTINGUIR relaciones jurídicas patrimoniales.

El Smart Contract  subyace al contrato en lenguaje humano de las partes y es determinado por este.

PRINCIPIO DE LIBERTAD DE FORMAS

Art 284 CCCYN…. SI LA FORMA IMPUESTA LO PERMITE….

“de la interpretación teleológica de los Arts. 284, 286 y 288 del CCCN, puede colegirse que los Contratos Inteligentes podrían ser contratos en sentido legal ya que la instrumentación mediante software es viable” – Andrés Chomczyk

EQUIVALENCIA FUNCIONAL:

  • Firma digital: 
  • Criptografía asimétrica de clave pública.

CARACTERISTICAS:

  • Certificado digitalmente
  • Presunción de autoría
  • Presunción de integridad
  • Garantía de no repudio
  • Certificador licenciado (Onti) 

Sin este último requisito estamos frente a la FIRMA ELECTRONICA

  • Art. 286 y 287 Código Civil y Comercial de la Nación: EXPRESIÓN ESCRITA

Libertad de formas.

Instrumentos particulares: 

  • Firmados:  instrumentos privados
  • No firmados: instrumentos particulares

Todo escrito no firmado, impresos, registros visuales o auditivos 

“cualquiera sea el medio empleado”

  • Art 286 Código Civil y Comercial de la Nación…

“Puede hacerse constar en cualquier soporte, siempre que su contenido sea representado con texto inteligible aunque su lectura exija medios técnicos”.

Art. 6 de la ley  25.506 DOCUMENTO DIGITAL: “Se entiende por documento digital a la representación digital de actos o hechos con independencia del soporte utilizado para su fijación, almacenamiento o archivo. Un documento digital también satisface el requerimiento de escritura.

Por su parte, como veíamos y cruzando nuevamente a la vereda contraria, Walter Schmidt dice:  

“Teniendo en cuenta que los “contratos inteligentes” carecen de uno de los elementos para ser tipificados como tales, ya que están escritos en lenguaje de programación debemos decir que los “contratos inteligentes” podrán ser válidos, con los efectos que el ordenamiento le asigna a los contratos, sólo en el caso de un contrato entre programadores expertos que entiendan dicho lenguaje. Para la validez y ejecución de una aplicación denominada “contrato inteligente” en las cuales sean parte una persona que no sea experta en el lenguaje de programación será necesario un contrato50 en el que se establezcan todas las cláusulas y condiciones contractuales inherentes a la clase de contrato que se celebra con la particularidad que se ejecutará mediante una aplicación informática denominada “contrato inteligente” Debemos distinguir el concepto de “contrato inteligente” del concepto de “contrato” en términos jurídicos. 

El contrato en términos jurídico será aquel acuerdo de voluntades escrito en lenguaje entendible para ambas partes y sobre el cual se preste válidamente el consentimiento, mientras que el “contrato inteligente” será sólo el programa informático que, una vez cumplida las condiciones pre pactadas y consentidas en un contrato escrito, en lenguaje humano, ejecutará las prestaciones preestablecidas. En consecuencia, el “contrato inteligente” subyace al contrato en lenguaje humano de las partes y es determinado por éste. Decimos que el contrato debe ser escrito en lenguaje entendible para ambas partes. Teniendo en cuenta la posibilidad que quienes realicen la contratación sean dos programadores informáticos, entendemos no será necesaria la redacción de un texto en lenguaje humano para la validez del mismo puesto que el consentimiento brindado sobre el propio contrato inteligente cumpliría con todos los elementos esenciales del contrato. Sin embargo, para el resto de las personas será necesaria una redacción en lenguaje humano para una total y absoluta comprensión de los alcances del contrato que se ce-

La redacción de las cláusulas del contrato en lenguaje humano determinará y limitará la programación del “contrato inteligente”. En caso de discordancia en la ejecución del contrato –ya sea ante un fallo de programación o error en el mismo- se deberá estar a lo establecido en el texto del contrato en lenguaje humano. Distinto es el caso de los contratos en una relación de consumo en el cual el texto deberá ser escrito en lenguaje humano, mientras que la legislación Argentina exige que deba ser escrito en español.

 En este caso necesariamente debemos tener el contrato en lenguaje humano como contrato subyacente del smartcontract. Teniendo en cuenta lo dicho respecto del concepto de inteligencia consideramos que los “contratos inteligentes” no pueden considerarse inteligentes y, en principio, tampoco contratos.”

Con las dos posturas, sobre la mesa, cabe inferir que la palabra “intelegible” y sus acepciones, cambian absolutamente el sentido de nuestra legislación.

Por nuestra parte, creemos que los Smart contracts, o contratos inteligentes, están llamados a ser contratos, pensamos que además la Costumbre como fuente del derecho que consagra nuestro codificador en el artículo 1 del código Civil y Comercial de la Nación, hacen a que su utilización zanje cualquier discrepancia sobre su naturaleza jurídica, y nos llame de lleno, como profesionales del derecho a intervenir mediante el trabajo interdisciplinario de todos las profesiones involucradas, y a ser como escribanos  garantes del cumplimiento del Orden Público.

PROCESO DE FORMACIÓN DE UN “CONTRATO INTELIGENTE”

En todo proceso contractual existen varias etapas que van desde el inicio de las negociaciones hasta la finalización del mismo. En una primera etapa, denominada generación del contrato las partes intentan llegar a un acuerdo sobre las bases, condiciones, prestaciones y contraprestaciones. Llegados a un acuerdo se pasa a la siguiente etapa de elaboración del contrato. En los contratos tradicionales, dependiendo del negocio se confecciona el documento donde se reflejan cada una de las cláusulas del acuerdo y mediante el cual se van a sujetar las acciones de las partes para la ejecución y cumplimiento del mismo. 

En los “contratos inteligentes”, se deberá confeccionar el documento base donde se reflejan cada una de las cláusulas del acuerdo y mediante el cual el programador deberá desarrollar el programa en lenguaje informático para que el mismo autoejecute las prestaciones acordadas. El programa será la herramienta informática que termine ejecutando las cláusulas del contrato base y cada una de las prestaciones y contraprestaciones a las cuales las partes se obligaron en dicho contrato, no dependiendo ni de la voluntad ni la acción de ninguno de los contratantes. Ante una diferencia entre lo acordado en el contrato y la programación informática realizada que conlleve a una discordancia en la prestación.

APLICACIONES DE LOS SMART CONTRACTS: TOKENIZACIÓN

DAO: Organizaciones autónomas descentralizadas. “Se trata de organizaciones gestionadas a través de sc, sobre tecnología blockchain, donde los estatutos de la organización descentralizada, están integrados en el código de contrato inteligente, utilizando reglas complejas de gobierno simbólico.

La toma de decisiones en una DAO, se basa en propuestas que son votadas por todos los miembros de la organización. El ejemplo mas famoso fue el proyecto experimental de “the DAO”, que en esencia proponía una captación de fondos para crear una especie de fondos de inversión en el que los tenedores de los tokens pudieran decidir los proyectos en  los que se procedería a invertir.

La traducción de la palabra TOKEN es ficha. Pero su definición es la representación de un bien material o inmaterial que esta en el comercio. Asimilable a las acciones y a los Títulos valores.

Los son creados mediante SMART CONTRACTS, y son creados por organizaciones con el objeto de financiar los proyectos.

Es una herramienta  útil,  ágil, segura y perfectamente trazable. 

Hay varios tipos de tipos de financiación a través de los ICO, IPO y otras formas de Oferta Inicial de Token.

STO: Hablar de Security Token Offering, es hablar de una emisión de un token que cumple (o debe cumplir) con las normas bursátiles aplicables a los títulos valores con oferta pública. Estos resguardos ofrecen seguridad al inversor, que debe ser un inversor calificado. El proceso de verificación es más caro que el de una ICO, pero no tanto como el de una IPO. La STO puede o no estar vinculada al capital social de la compañía que lo emite y normalmente confiere derechos políticos, a percibir dividendos y otras cláusulas que pueden ser ejecutadas mediante Smart Contracts.

SAFT: Es un contrato de inversión, que se suscribe entre los desarrolladores/emprendedores que lideran el proyecto a fondearse vía un futuro STO o ICO, y ciertos inversores calificados que pueden adquirir los token a emitirse. Son un tipo de Smart Contracts,  a los que se les asigna una dirección en Blockchain, en la cual en el futuro se crearán los tokens que corresponden a la dirección de SAFT.   El inversor tiene el resguardo del SAFT y goza de los beneficios de haber celebrado los SFT s ,que se traducen en precio preferenciales por haber invertido antes de la emisión del Token.

Esta discutida en doctrina la utilidad o no de los SAFT y de la naturaleza jurídica de los token que son su objeto.

TOKENIZACION DE INMUEBLES

Me resulta como escribana, super interesante, la posibilidad de que un emprendimiento inmobiliario se fondee, mediante TOKEN, para lo cual los inmuebles deberían tokenizarse mediante SMART CONTRACTS. 

Y nos deberemos sumergir en la naturaleza jurídica de los token, para por fin terminar  cual sería el régimen tal vez aplicable, 

SMART CONTRACT Y FIDEICOMISOS:

Cuando hablamos de Smart Contracts, me resulta llamativa la remisión al instituto del fideicomiso, en el caso de la ejecución forzada, me resuena la analogía con el fideicomiso de garantía, y el  caso de la tokenización de inmuebles, el fideicomiso inmobiliario.

COLOFON

Creemos que los contratos inteligentes, van a desarrollarse mucho más en los próximos años, y llegarán a ser verdaderamente inteligentes con el avance de Internet de las Cosas y las nuevas tecnologías que se esperan promediando la década.

Estamos, estudiando y preparándonos para atender el modelo de negocio de nuestros requirentes. Para así poder satisfacer sus demandas, con celeridad y eficiencia.

María del Carmen Rodríguez Pareja

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:

COSOLA, SEBASTIAN J. Y SCHMIDT , WALTER CÉSAR: “COEXISTENCIA DE DOS MUNDOS. EL IMPACTO DEL MUNDO DIGITAL EN EL ORDENAMIENTO JURIDICO”. Revista del Notariado 935 (ene . mar 2019) 

HEREDIA QUERRO, SEBASTIAN: “SMART CONTRACTS. QUÉ SON PARA QUÉ SIRVEN Y PARA QUÉ NO SERVIRÁN”. Ed. Cathedra Jurídica. 

MORA, SANTIAGO Y PALACCI, PABLO: “FINTECH ASPECTOS LEGALES”. Colección Derecho y Tecnología Ed. Cedyt. MORA, SANTIAGO: “LA TECNOLOGÍA BLOCKCHAIN. CONTRATOS INTELIGENTES, OFERTAS INICIALES DE MONEDAS Y DEMÁS CASOS DE USO”. DIARIO LA LEY. AÑO LXXXIII. Nº 62 del 1/4/2019. MORA, SANTIAGO: “LA TECNOLOGÍA BLOCKCHAIN. CONTRATOS INTELIGENTES, OFERTAS INICIALES DE MONEDAS Y DEMÁS CASOS DE USO”. PRESENTACIÓN UNIVERSIDAD DE SAN ANDRÉS. 

SCHMIDT, WALTER CÉSAR: “TRANSFORMACIÓN DIGITAL. SMART CONTRACTS Y LA TOKENIZACIÓN INMOBILIARIA”. Universidad de Salamanca. Trabajo de Fin de Master Abogacía digital y nuevas tecnologías. Septiembre 2019.

Posted in: Sin categoría

Comments

No Responses to “SMART CONTRACTS”

No comments yet.

Deja una respuesta

WhatsApp Whatsapp (sólo en horario comercial)